¿Alfabetizar en el siglo XXI?

Es frecuente escuchar en distintos espacios o medios datos negativos en cuanto a la alfabetización, al problema, a la dificultad de lograr alfabetizar o de alcanzar estándares aceptables… Pero, ¿De qué hablamos cuando hablamos de alfabetizar? ¿Es una deuda del área de lengua? ¿Es un pendiente de la escuela primaria? ¿Y por qué también podría afectar al nivel secundario e incluso a estudiantes universitarios? ¿Y por qué es posible hablar de alfabetizaciones en otras áreas como ciencias, tecnologías o emociones?

Planteamos algunas aproximaciones en cuanto a esta temática que está en el centro de los debates públicos y que nos convoca como ciudadanos.

Si nos basamos en la definición más literal y básica, alfabetizar según la RAE es enseñar a leer y a escribir. Enseñar entendido como decodificar, memorizar y repetir signos alfanuméricos. Por este motivo, por mucho tiempo se consideró que la alfabetización era un aprendizaje que se incorporaba a temprana edad, en el ciclo inicial de la vida escolar. 

Sin embargo, han habido transformaciones en la forma de entender qué, cómo y para qué se aprende a leer y escribir en los distintos escenarios. Es así que la UNESCO, desde el año 1946 comenzó a trabajar fuertemente en el reconocimiento de la alfabetización como un proceso complejo y permanente en la vida de las personas. 

En este sentido, diversos autores, investigadores y especialistas coinciden en afirmar que la alfabetización es un derecho que asegura el acceso a mejores condiciones de vida. Así también, recuperan interrogantes fundamentales para entender esta problemática: ¿Cómo puede una persona acceder a mejores condiciones si no logra leer y escribir en una cultura letrada? ¿Cómo es la autoestima de alguien que comprende una mínima parte de los textos de la cultura actual? ¿Cuáles son sus alternativas de inserción social?

Entonces, es necesario reconocer que la alfabetización es más que la decodificación y repetición de letras y números; es la posibilidad de leer, escribir, reconocer, interpretar y crear conocimiento en distintos contextos y disciplinas. Es también el lugar desde el cual las personas pueden construir su identidad, repensar su historia y construir nuevos conocimientos.

Por tanto, ¿Cuándo estaremos finalmente alfabetizados? En contextos tan cambiantes, con sujetos tan diversos y permanente circulación del saber; la alfabetización es continua. Podemos ser expertos en un tema o área pero estamos en proceso y posibilidad de alfabetizarnos en otros campos, en otras experiencias, lenguas o culturas. Por eso el desafío de la educación actual es preparar a las nuevas generaciones para reconocer, interpretar y tomar decisiones en distintos escenarios.

Desde el equipo de Plataforma Guacurari seguimos trabajando en la creación de oportunidades para que las personas puedan conocer más sobre los textos, las imágenes, los números, las ciencias, las nuevas tecnologías, la historia, la cultura en general.


Si te gustó este post, sumate a la Distribución de contenidos y recibilos directamente en tu WhatsApp completando este formulario.

El equipo de PlataformaGuacurarí+

Quizás pueda interesarte

¡No se han encontrado publicaciones!